lunes, 8 de septiembre de 2014

Una noche extraña

Caminaban de regreso al castillo los dos compañeros, Celtica por primera vez se sentía cómoda con la presencia de Declan, aunque aún seguía dudando de él, solo que ya no era una duda angustiante y llena de incertidumbre, perecía que a medida que lo conocía, se daba cuenta de que era un hombre diferente a lo que ella pensaba, se sentía feliz de estar ahí, de sentir la brisa del viento en su cara y de estar acompañada de alguien que no la juzgaba ni le preguntaba nada, no era como Mérida, quien la había estado hartando con sus preguntas diarias…
–Me he divertido mucho, deberíamos hacerlo de nuevo
–Si, yo también me he sentido muy relajada, creo que después de todo estuvo bien que la Reina me haya corrido de la torre… honestamente hoy no estaba de humor para cantar.
Caminaban bajo la luz de la luna y por alguna extraña razón Declan no paraba de mirar a Celtica y de sonreír con su compañía, él estaba consciente de que él no era así, pero había algo en Celtica que no era igual a lo que había en las otras chicas, incluso las doncellas de la corte le parecían un montón de mujeres frívolas que llegaban a la corte solo para ser esposas de algún duque, vizconde, o del heredero al trono de aquella nación; ¿pero Celtica?, él estaba seguro de que ella era mucho más que eso, desde que ella llego a la aldea, él se sentía intrigado y fascinado por su belleza, por su voz, por su personalidad que era única y exquisita, pero también sabía todo lo que decían en la corte, todos estaban seguros de que ella terminaría siendo la prometida del Príncipe y por lo tanto la futura Reina, tal vez no debía involucrarse con ella, pero por otro lado; sabía que no se había sentido así en mucho tiempo, hacía tanto que no se divertía de esa manera, que tenía la esperanza de que todo aquello que decían en la corte fuera mentira, solo así él podría dar el siguiente paso.
Ya no estaban muy lejos del castillo y Celtica se movía con la gracia del viento, soñando y pensando en cosas lindas, cuando percibió una extraña fragancia que parecía provenir de las flores, miro hacia ellas y alcanzo a distinguir a algunas hadas, que parecían decirle algo de forma precipitada y angustiante. Cuando al fin degusto aquel aroma y noto que era un aroma agrio, se dio cuenta de que las cosas no andaban bien, miro en dirección contraria y ahí la distinguió, era Domina que caminaba por las calles en su búsqueda, sabía que ella no la veía pero tenía que escapar antes de que la viera, sin embargo; no pudo mover sus músculos por los nervios que tenía y de un momento a otro se desvaneció.
Declan se sintió algo perturbado por lo que le había ocurrido a su compañera, no sabía a qué se debía que aquella hermosa doncella se hubiera desmallado, pero se apresuró a llevarla al castillo. Cuando llegaron allí, Mérida lo condujo hasta su habitación y la recostó sobre su cama, la amiga de la Ninfa agradeció a aquel caballero y lo despidió diciéndole que ella se encargaría de cuidar a Celtica.

 Esa noche, Declan no pudo dormir, pero no solo por la preocupación, sino porque recordaba aquel día tan maravilloso que había pasado a lado de su nueva amiga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Lo que la brisa y el viento dicen