sábado, 8 de marzo de 2014

El Rey Baja la Guardia

Se encontraba el Rey observando a la dulce chica del bosque, esperando tener otra oportunidad para convencerla de que se entregue a él, la mira desde lo alto de su torre, ahí donde lleva a las otras mujeres que él desea, ahí a donde la Reina no puede entrar…
La observa pasear por los jardines, es tan hermosa y él espera el momento oportuno para seducirla nuevamente, aunque tal vez la próxima vez no sea tan amable; y mientras más la mira más la desea, su cuerpo se enciende en una fragua incandescente, esperando que en algún momento aquella hermosa doncella decida entregarse a él completamente… De pronto ve que su hijo se acerca a ella y la saluda, se inclina ante ella y le besa la delicada mano; cree que su hijo está enamorado de ella, tal vez sea mejor dejarla, no molestarla, ella ya encontró a su amado; o al menos es lo que él cree; sin saber que ellos son solo amigos, aquel monarca cree que puede dañar la felicidad de su único hijo, si sigue merodeando a la chica de la bella voz; aun cuando no ama del todo a su esposa, si ama a su hijo, y no se interpondrá en su felicidad.
El Rey ha decidido dejar a la hermosa doncella, de frágil aspecto y de belleza infinita, no puede hacerle eso a su hijo, así que cierra las cortinas de su alcoba y decide ira tras otra desdichada que busque placer, y un mejor puesto en la corte.

Adiós a la Ninfa que ahora esta con el Príncipe, adiós a aquella que se ve feliz con el heredero al trono… Adiós.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Lo que la brisa y el viento dicen